Chiquitita

Dime que tú también los has visto. Ahí, en primera fila, con los ojos en llamas y la boca deshecha en almíbar, expectantes, aguardando al mínimo fallo, al más ínfimo error, para poder comenzar a devorarme. Temo dar un paso en falso, no saber sostener el equilibrio. Me da miedo no querer volver a andar.

Punzadita

He prendido fuego al pajar con la extraña certeza de que solo así acortaría la búsqueda. Pero no te vi reluciendo entre las cenizas. No estabas ahí.

La humildad de la luna

Recoger la propia sombra, encogerse hasta reducirse a la mínima expresión, meterse en las casillas en las que se cabe y en las que no. Reconocerse mota de polvo para después seguir caminando de puntillas, sintiéndose gigante.

Aquí no se cesa

He aprendido a dibujar en el aire un cañón de fusil, a apuntar en la sien con tan solo palabras. A sacar las garras por los míos, por mí. He aprendido a escupir veneno teniendo la boca cerrada, a decirlo todo con apenas una mirada que se confiesa cómplice si se topa con las pupilas... Leer más →

Oleada de odio gratuito

Que ya que nos ponemos, te lo cuento. Es muy simple: te odio. Sí, sí. Te odio. Así, tal cual, pero, mira, más odio a la gente que pasa la aspiradora por la mañana. Y no pasa nada. Odio a los que odian los domingos, a los que se quejan de los lunes y no... Leer más →

IV

Quién me ha visto y quién me ve cosiéndole estrellas a la noche, apuntando en mi cuenta este derroche de ternura que se me derrama entre los dedos. Menos que ayer sigue siendo demasiado a la hora de tratar de retener con las manos esta falta de cordura que me pide resolver todas las dudas... Leer más →

La hoz

Recordamos con nostalgia los días que aún no han llegado, como si dibujar en el aire un futuro idealizado fuera trazar un plano sobre el que guiar los pasos y no una evasión de la realidad. El pasado no siempre fue mejor, pero ojalá pudiéramos pensar eternamente en un mañana que no haya sido todavía... Leer más →

Pero, pero, pero, pero…

Quiero escribir un poema, pero, pero, pero, pero estoy tan ocupada riendo que se me olvida todo lo que he llorado por nada que mereciera la pena. Así que de momento no hay letras. Una jugarreta que le hago al tiempo. Una moneda al aire. Cara. Cruz. Me da igual: siempre pierdo. Todavía no sé... Leer más →

#otoño

Nada dura para siempre. Por suerte. Por desgracia. ¿Hacia dónde vas?, me digo mientras no dejo de avanzar echando atrás la mirada. Te pienso, repito la historia. Jugar con tu recuerdo en mi memoria no es sino otra forma de chantajear al tiempo, al otoño hambriento de primavera. No soy la primera que tira los... Leer más →

III

Tengo un incesante goteo de arena en el pecho, un tiempo deshecho fluyendo por mis costados. Me deshago en los segundos que pierdo tratando de no pensarte, y cuanto más lo intento, más me hundo en esta tristeza de quererte todavía. Y no tengo tu mano para agarrarme.

II

"Sigo sin convenirle a nadie y escribiendo en braille postdatas en la piel". Loreto Sesma Sin ser puerto, ni casa, ni pareja de baile, ni abrazo que se busca entre las sábanas de madrugada. Solo una bala perdida, una niñata maleducada que no tiene ganas de seguir las normas que le imponen. Elijo el desorden,... Leer más →

I

Y por primera vez un "te quiero" se me antoja escaso. Sus ocho letras se me quedan vacías de contenido. Solamente son trazos inertes, incapaces de abarcar el eco de un latido, el significado que les ha sido adherido por convención social. Por primera vez es el corazón el que dicta en morse su mensaje,... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑